¿Quién es Nadine Claire Kasinge, la mujer que, de la misma manera que Victoire Ingabire, quiere desafiar al presidente Paul Kagame?

kansingye-nairobiUn gran número de ruandeses no conoce a Nadine Claire Kasinge, que acaba de pasar a la historia de Ruanda como la mujer que, de la misma manera que Victoire Ingabire, quiere desafiar al presidente Paul Kagame. Nos hemos encontrado con un testimonio que reveló en Montreal (Canadá) el 17/10/2015, con ocasión de la sexta edición del «Relève Jeunesse Engagée» (en español, «Relevo de la Juventud Comprometida»), organizado por la Red Internacional de Mujeres para la Democracia y la Paz (RifDP, según sus siglas en francés).  En él, esta mujer valiente habla de su vida y de su compromiso político.

Estimada coordinadora y otras responsables de la Red Internacional de Mujeres para la Democracia y la Paz, estimados amigos, estimados invitados, señoras y señores:

Se me ha concedido el honor de estar ante ustedes en un día como hoy, que no olvidaré jamás. ¡Mi felicidad es aún mayor, pues esta organización tan fuerte y completamente femenina me valora en gran medida! Sí, me siento orgullosa de que se me reconozca y se me tenga en cuenta en las filas de la Juventud Comprometida por un Mundo. Sí, el papel de la mujer en la construcción de la paz me fascina desde que era pequeña.

Cuando pienso en que la actual Asamblea Nacional ruandesa tiene una representación femenina del 56 % y en que, a pesar de su número, las parlamentarias se limitan a seguir al resto como simples ovejas y no intentan exigir la aprobación de leyes que mejoren las condiciones de vida de las mujeres ruandesas, muchas de las cuales siguen pudriéndose en la miseria o en prisión, como Victoire INGABIRE, una heroína para todas nosotras, me digo que, en lugar de esconder la cabeza bajo el ala, nosotras, las otras mujeres ruandesas, deberíamos redoblar la vigilancia y los esfuerzos para salvar nuestro país de la opresión. Me digo a mí misma que el sentido del deber tendría que obligar a las nuevas generaciones a pasar a la acción para conseguir un futuro mejor. Y, a este respecto, agradezco el compromiso y los progresos tangibles de la Red Internacional de Mujeres para la Democracia y la Paz.

De este modo, puesto que me han dado la palabra y yo la he aceptado de buen grado, permítanme relatarles mi testimonio hablando brevemente de lo siguiente:

– De la historia de mi familia
– De mi compromiso social y político
– De mi familia

Soy de la Prefectura de Byumba. Por motivos de trabajo, mis padres habían emigrado a Kigali, y fijaron el domicilio familiar en Remera, que se encuentra bastante cerca del edificio del Centro Nacional de Desarrollo (Parlamento ruandés).

nadine-claire-kansingeEn 1994, tenía 13 años y acababa de comenzar la educación secundaria. En la noche del 6 al 7 de abril, me encontraba en Byumba, lo que explica que sobreviviera. Esto se debe a que, durante aquella noche de desgracias, los escuadrones del Frente Patriótico Ruandés (FPR) establecidos en el Centro Nacional de Desarrollo (CND) salieron y asesinaron, entre otros, a mi madre, mi padre, mi hermano y mis tres hermanas. ¡De esta manera, pasé a ser huérfana, como tantos otros miles de niños, mis compatriotas!

Después, tomé el largo camino del exilio, pasando por Goma y compartiendo las miserias de los campos de refugiados, etc. Hube de esperar hasta agosto de 1995 para tener la oportunidad de abandonar el campo de refugiados de KIBUMBA y aterrizar en Florencia (Italia), donde pude recobrar los ánimos y volver a las aulas. ¡Sin embargo, nunca he olvidado ni he renegado de mi historia!

– De mi compromiso sociopolítico

Las injusticias y las calamidades que viví en Ruanda, la violencia y la miseria que vi con mis propios ojos y sufrí en mis propias carnes en Zaire… lejos de desalentarme y hacerme perder el interés por Ruanda, me motivaron e hicieron que me comprometiese con la construcción de un mundo mejor y en paz.

Desde que llegué a Italia, tuve la suerte de ser acogida y de integrarme en un grupo scout, gracias los cuales he aprendido mucho sobre la vida en sociedad y me he dado cuenta de la importancia de cada uno en la construcción o en la destrucción de un país. La AGESCI (Asociación de Guías y Scouts Católicos italianos) me inculcó valores fundamentales como la valentía, el patriotismo, la libertad, la generosidad, la eficacia del trabajo en equipo, etc. Gracias al escultismo, me ha cautivado el trabajo que realiza la Red Internacional de Mujeres para la Democracia y la Paz. Pero, por encima de todo, debo al escultismo el valor del sentido de la responsabilidad.

Ya que el que destruye un país como Ruanda es un irresponsable: muchas personas formadas y bastante razonables prefieren ser meros espectadores en aquellos momentos en que deberían ser responsables. Ven venir el desastre, pero no hacen nada, hasta que llega el día en el que el país entero se hunde irremediablemente.

De esta manera, entendí que el compromiso político es inevitable para todos los hombres y mujeres de buena voluntad, una vez que han comprendido que la política es la encargada de construir o destruir una nación. Es en realidad la política la que crea un marco adecuado para el ejercicio de otras profesiones en un país.  Si la acción política es correcta, pacífica y se construye sobre los pilares de la justicia, la gente trabajará y el país prosperará.  Sin embargo, si la acción política es mala, belicista y está cimentada en los principios de la injusticia, el país se hundirá en una vorágine de terrorismo, guerra y caos. Mucha gente huirá, otros serán asesinados o heridos, y sus propiedades serán expoliadas o destruidas. ¡Qué desastre!

Sueño con que muchos jóvenes ruandeses se conciencien y se comprometan en masa con la política para que las generaciones futuras no tengan que vivir las enormes dificultades que nosotros sufrimos. Esto se debe a que, detrás de la buena política que construye o de la mala que destruye, hay seres humanos de carne y hueso, que son los protagonistas.  ¡Un país no se construye por arte de magia! ¡Si las buenas personas dejan el terreno político a los criminales, que reconozcan y que confiesen al menos su cobardía! No conocen la valentía ni el coraje.

En el Partido Democrático italiano

Empecé a participar en política en el Partido Democrático italiano, que se ha ido construyendo progresivamente gracias al trabajo y al compromiso de sus militantes.

En este partido aprendí a querer a los políticos y a las políticas porque pude ver desde dentro los enormes sacrificios que hacían para llegar al poder y gobernar el país velando por el interés general.

También pude conocer la gran importancia que tiene el verdadero equipo de colaboradores que respalda a un líder político. ¡Un equipo de colaboradores, no de criados ni de tocapelotas! ¡El éxito político se basa en estos dos puntos!

En el Partido ISHEMA

Hasta que me casé con Albert en 2009 pensaba que mi vida estaba en Italia. Sin embargo, cuando decidí amar a un hombre ruandés y contraer matrimonio con él, ¡fue como si dejara a un lado a Italia y decidiera casarme con Ruanda! La verdad es que fue como volver a casa.

kansinge-ppNo obstante, durante más de cuatro años intenté encaminar hacia alguna parte todo lo aprendido en el Partido Democrático italiano, pero no lo conseguí. No logré encontrar un partido político que satisficiera realmente mis aspiraciones y expectativas, hasta que un día escuché a un cura católico ruandés, a mi parecer, bastante carismático, que buscaba personas con buena voluntad para poner en marcha un proyecto. Este hombre se llama Thomas NAHIMANA. Me puse en contacto con él y, junto con otros diez jóvenes compañeros, acabamos fundando el Partido ISHEMA, que aspira a devolver al pueblo ruandés el orgullo de ser una verdadera nación, en lugar de «una tierra de masacres interétnicas crónicas y de genocidios». Todo esto ocurrió en París el 28 de enero de 2013. […]

En este solemne momento, lanzo un llamamiento dirigido concretamente a las mujeres y a las niñas. ¡Es hora de cambiar nuestra mentalidad, queridas hermanas! Durante mucho tiempo hemos creído que el deber de gobernar un país solo incumbía a los hombres, a nuestros hermanos, a nuestros padres. Sin embargo, a día de hoy, hemos comprobado que nosotras también podemos perfectamente ocupar puestos que antaño estaban reservados exclusivamente para los hombres, como aquellos de los sectores de la ingeniería, la administración y los negocios. Asimismo, somos capaces de participar en el compromiso político con el fin de proporcionar al pueblo ruandés las reformas esenciales para que tenga la vida mejor a la que aspira.

Por este motivo, me dirijo a vosotras, madres y niñas ruandesas: no nos quedemos en la cocina entre fogones. Démonos prisa para intervenir en el debate público con vistas a realizar nuestras aportaciones. Nuestra participación será indispensable en este proceso hacia una Ruanda mejor.

nadinekansinge¡A nuestras hermanas canadienses y estadounidenses, os ruego que no nos abandonéis a nuestra triste suerte, ya que tenemos un gran problema en Ruanda! ¡Un hombre (y su camarilla) se cree por encima de las leyes! ¡Encarcela a mujeres inocentes, mata a niños, se apropia de bienes y siembra la desolación en toda la Región de los Grandes Lagos desde hace 25 años! Se llama Paul KAGAME, y vuestros gobiernos le apoyan incondicionalmente. Por favor, ayudadnos a que se escuchen nuestras voces: tan solo deseamos la paz. ¡Queremos volver a nuestra tierra y que nuestros hijos, al igual que los vuestros, puedan vivir en un país que los proteja y que no los asesine gratuitamente!

Gracias a la invitación de la Red Internacional de Mujeres para la Democracia y la Paz, puedo ver el reconocimiento al compromiso por la democracia y la paz de todas las jóvenes, niñas y madres de Ruanda y de otros lugares, empezando por Victoire INGABIRE, que fue encarcelada injustamente por un régimen que no tiene la capacidad de seguir dirigiendo Ruanda.

MUJERES RUANDESAS, LEVANTAOS Y COMPROMETÁMONOS. Solo con nuestra valentía lograremos que Ruanda regrese pronto al camino de la democracia, la paz y el desarrollo sostenible. Con nuestras acciones podemos conseguir una Ruanda mejor.

¡Viva la valentía del compromiso ciudadano de la juventud! ¡Que viva el empoderamiento de la mujer!

Os doy las gracias, a todas y a todos, desde lo más profundo de mi corazón.

Nadine Claire Kasinge.

Publicado por Gaspard Musabyimana en su blog, el 27 de noviembre de 2016 .

Traducido para Umoya por Eva Baquero Salavera, Nerea Fernández Álvarez y David Guerra Díaz (Universidad de Salamanca).

ComparteShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Esta entrada fue publicada en Actualidad, Articulos de opinión, Grandes Lagos, Noticias, Ruanda. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *